Connect with us

Opinión

Biocomercio sostenible como potencial desarrollador económico para Panamá

Avatar

Publicado

en

Después de trabajar varios años en conservación e investigación de anfibios, tomé la decisión de empezar un proyecto llamado Natural Tanks, un criadero de ranas. Esta es mi propuesta para resolver el problema de la obtención de fondos para investigar y conservar en un país como Panamá. A este modelo se le conoce como conservación a través de la comercialización.  Para muchos puede parecer una contradicción criar ranas para mascotas para poder ayudar a cuidar las poblaciones salvajes y lo entiendo, ya que el mercado de mascotas históricamente se ha comportado muy mal y ha causado daños irreparables para el medio ambiente.

La realidad es que el problema no está en el comercio de mascotas en si, sino en los modelos actuales. Creo que es imperativo que Panamá tome los pasos necesarios para que el aprovechamiento de los recursos genéticos se de en una forma sostenible y beneficiosa para el país.

El primero de estos pasos es ilegalizar todo tipo de comercialización de animales que provengan directamente del medio silvestre. Los permisos de colecta para venta deberían ser ya cosa del pasado. Es mucho mejor colectar pocos individuos para criarlos y que solo se puedan comercializar los individuos nacidos en criaderos. Un ejemplo de mi criadero es la especie Agalychnis callidryas (Rana de ojos rojos) que es de muy alta demanda internacional y forma parte de nuestra fauna. Con los debidos permisos de colecta, capturamos tan solo 20 parentales y un año y medio después tenemos una población de alrededor de 1000 en nuestro criadero. Esta especie en particular tiene una alta demanda en el hobby de ranas y es una de las más vendidas a nivel internacional. Tristemente la mayoría de esta demanda es suplida con animales capturados del medio silvestre.

«Creo que es imperativo que Panamá tome los pasos necesarios para que el aprovechamiento de los recursos genéticos se de en una forma sostenible y beneficiosa para el país.»

Samuel sucre

El segundo paso debería ser la implementación de políticas que incentiven y faciliten la creación de criaderos, viveros o cualquier tipo de granja de especies nativas. Para que las personas puedan valorar y cuidar los recursos naturales deben entender que tienen valor, y mejor aún, que pueden tener acceso a ese valor para tener una vida digna. Esto aplica para animales, plantas, hongos o cualquier tipo de recurso genético. Si es muy complicado, la burocracia es alta y no se educa a las personas para que puedan tener iniciativas sostenibles no aprenderemos a explotar nuestros recursos de la manera correcta.

El tercer paso es que se den incentivos a proyectos que reinviertan parte de sus ganancias en investigación, conservación y educación ambiental. También considero que mi proyecto es un buen modelo a seguir en cuanto a este tema ya que los ingresos recibidos por la actividad comercial son utilizados en gran parte para realizar y publicar investigaciones, educación ambiental en escuelas y universidades, planes de voluntariado para estudiantes y donaciones a proyectos de conservación; incluso esperamos empezar nuestro propio proyecto de conservación in situ este año.

En Panamá tenemos una biodiversidad envidiable, con un alto endemismo de especies neotropicales, muchas de estas especies son altamente valoradas y cotizadas en países de primer mundo. No estamos aprovechando este potencial económico y estamos dejando el campo abierto al tráfico ilegal de especies y además le estamos apostando a proyectos no sostenibles y altamente destructivos para los hábitats como la minería a cielo abierto.

«En Panamá tenemos una biodiversidad envidiable, con un alto endemismo de especies neotropicales, muchas de estas especies son altamente valoradas y cotizadas en países de primer mundo.»

samuel sucre

El biocomercio sostenible es una alternativa para países en vías de desarrollo si las políticas de los estados facilitan la creación de estas empresas. Muchas especies de nuestro país son víctimas del tráfico ilegal de animales, y mientras no exista una oferta legal y sostenible son estas poblaciones las que sufren la peor parte. Para que este tipo de proyectos funcionen las reglas del juego tienen que estar hechas de acuerdo a las necesidades que tiene el medio ambiente hoy en día, de lo contrario seguiremos desperdiciando un potencial económico enorme y destruyendo nuestros recursos naturales sin dejar nada para nuestro desarrollo.

El aprovechamiento sostenible de nuestros recursos podría generar empleos, ingresos para nuestro país, aportar considerablemente a la conservación e investigación y ayudar a mejorar los índices de desempleo e igualdad en nuestro país.

Autor: Samuel Sucre, Licenciado en Estudios Ambientales, Propietario de Natural Tanks.

Anuncio Girl in a jacket
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *