Connect with us

Opinión

El empleo es la clave

Maycol Núñez

Publicado

en

Si bien es cierto que Panamá está pasando por una de las crisis económicas y sociales más importantes de su historia, hay soluciones, y una de ellas es el empleo. 

A finales del año pasado, la nación panameña, estaba en pleno ojo del huracán llamado COVID-19. La pandemia no solo arrebataba vidas, sino que también bienes materiales, sueños, empresas y empleos. De esto último nos ocuparemos en este artículo que, en términos económicos laborales, podemos llamarlo sin problemas como la catástrofe laboral más importante desde la invasión. 

Sucede que, en 2019, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), Panamá contaba con 1.9 millones de panameños que laboraban o tenían trabajo en distintos sectores de la sociedad y también había una tasa de desempleo del 7.1%. Este panorama cambia drásticamente a 1.6 millones de personas (o sea que 288,951 mil personas salieron del mercado laboral) y a una tasa de desempleo que, alcanzó un record histórico, llegando al 18.5% en 2020. Además del desempleo, podemos sumar a este panorama, el aumento de la informalidad laboral al 52% que, aunque contenga a los profesionales independientes dentro de sus filas, no deja de implicar, que se trata también de un aumento en los empleos de mala calidad y bajos ingresos.  

Todo lo anteriormente mencionado, se traduce automáticamente en indicadores negativos para Panamá, como en el incremento de la pobreza y pobreza extrema, de la deserción escolar, delincuencia, violencia, desigualdad social y a su vez en una reducción de la productividad nacional que ralentiza el desarrollo del país. 

Otra de las cosas en las que desemboca esta situación, es en la sobre saturación financiera del Estado, ya que, este debe dejar de utilizar recursos para la inversión pública, como infraestructura logística (calles, puertos, puentes, etc.), que necesitan muchas comunidades a nivel nacional a fin de desarrollarse, para utilizarlos en subsidios y en gasto público corriente, que, dicho sea de paso, no deja una rentabilidad social en el mediano-largo plazo, sino que todo lo contrario, al financiarse con deuda pública que hoy por hoy, el pago de la misma, representa un monto total mayor a los presupuestos del MEDUCA y del MINSA juntos, por lo tanto podemos decir que, tiene una rentabilidad social negativa en el presente y futuro inmediato. 

Por ello, la importancia de mantener y de crear empleos es monumental, puesto que aparte de que dignifica al hombre, por lo general, ayuda a forjar un mejor y equilibrado país, combatiendo la pobreza y transformándose en desarrollo.

Los factores que determinan la creación de empleo, comúnmente, son una justicia efectiva, un sistema bancario fuerte que facilite el crédito, la digitalización de la administración pública, apoyo a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) con asesorías o exenciones fiscales y sobre todo un sector privado que pueda desarrollarse sin obstáculos en sus actividades comerciales. 

Es cierto que hay deformidades en cuánto al tipo de empleo que produce la economía panameña, como la alta tasa de informalidad laboral que ronda el 50% del empleo total y que no permite a panameños acceder a crédito bancario y a gozar de prestaciones laborales que funcionan como potenciadores de la productividad al aumentar el bienestar social, pero no es el momento de combatir un problema tan estructural en nuestra sociedad, sino que, la tarea más inmediata es la de crear empleos, mismos que permitan a los panameños dejar de vivir en modo de supervivencia, modo que al final solo funciona como multiplicador de los males sociales que podrían volverse de difícil erradicación. 

Anuncio Girl in a jacket
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

El musical 1903 vuelve a los escenarios

William Famiglietti

Publicado

en

El Musical que narra la historia de la independencia panameña, ha vuelto con éxito a los escenarios luego de la pandemia.

El pintoresco musical que narra la historia de nuestra separación de Colombia hace 118 años, ha sido bien recibido por el público de todas las edades, esto debido a su buena narrativa impregnada de alegría y sabor panameño.

Theodore Roosevelt – Randy Dominguez

Manuel Amador Guerrero, Theodore Roosevelt, Maria de la Ossa entre otros, son los personajes que con el carismático toque de artistas de la talla de Leonte Bordanea, Juliette Roy, Randy Dominguez y muchos más cautivaron a la audiencia de todas las edades.

La obra fue escrita por Diego de Obaldía, dirigida por Aarón Zebede y con música de Eduardo Charry.

La obra captura la atención del público desde el principio hasta el fin sin que en algún momento se pierda la expectativa de los acontecimientos.

1903: El Musical

Además las amplias referencias a los hechos de actualidad y los pequeños homenajes a distintas figuras de nuestra historia hacen cautivar hasta a quienes ya la han presenciado.

Otro de los puntos en los que destaca la obra es su buena producción, esto se ve reflejado en aspectos como los vestuarios, la iluminación, la escenografía y la música.

Sin duda alguna esta es una experiencia que vale la pena vivir, en especial para la conmemoración de estas fechas patrias.

Sigue leyendo

Noticias

La Asamblea Nacional termina otro período lleno de escándalos

Adriana Ríos

Publicado

en

La Asamblea Nacional (AN) terminó este fin de semana su tempestuosa primera legislatura del tercer período lleno de escándalos y desaprobación ciudadana.

Empezando el 1 de Julio del 2021, en el acto de inauguración, la AN no tardó en causar polémica con la elección de Crispiano Adames del Partido Revolucionario Democrático (PRD) como presidente Legislativo, decisión muy criticada por los ciudadanos al desconfiar de tal personaje con un puesto tan importante dentro de la AN y el infame «desayuno de lujo» en el que se gastaron miles de dólares, mientras que la ciudadanía se tenía que valer de un bono solidario para comer, gracias a la crisis económica causada por la pandemia (y la corrupción).

Vale mencionar dentro de los «momentos destacados» de la ceremonia, el voto del sorprendentemente todavía diputado Arquesio Arias para Kayra Harding, como una declaración de solidaridad hacia las mujeres después de ser declarado «no culpable» en su juicio por delitos sexuales.

Continuando con los acontecimientos de este período tenemos la detención de un funcionario de la AN en una operación antidrogas, hecho por el cual se pronunciaron 15 días después de su detención, con un comunicado anunciado su destitución, suceso que se suma a la larga lista de hechos relacionados con la narcopolítica de la AN.

Luego tenemos el retorno de antiguas costumbres en la AN, con la inexplicable decisión de reactivar la Asociación de Cónyuges de Diputados de la República de Panamá (ACONDIP) después de 7 años de inactividad , cuya función todavía está por verse. Además del regreso de los enfrentamientos físicos entre diputados, esta vez los combatientes siendo Raúl Pinedo y Edison Broce.

Uno de los temas con mayor controversia de este período fue la aprobación de las Reformas Electorales, criticadas y rechazadas por una gran parte de la población y la razón principal de casi un mes de protestas en todas partes del país, sumándose al descontento generalizado frente a la decisiones y comportamientos de nuestros «pobres diputados», quienes se subieron más del 10% para su presupuesto del otro año.

Y para finalizar la última semana de sesiones ordinarias con broche de oro, funcionarios de la AN tuvieron asociación con enfrentamientos entre pandillas, se aprobó una ley que blindaría a altos funcionarios, con el debate de la ley de descentralización suspendido y la iniciativa de extinción de dominio en la que nadie se pone de acuerdo, formando parte de las razones por las cual la AN cada día pierde más credibilidad y el descontento de la ciudadanía es cada vez más evidente con cada período que pasa. Nos encontramos a la espera de las próximas decisiones a tomar a partir de enero 2022.

Sigue leyendo

Opinión

Opinión: ¿Cuál es tu visión de país?

William Famiglietti

Publicado

en


Por: Daniel Lopera

Temas como el de la minería, las reformas electorales, los cambios constitucionales, la justicia, los niños al cuidado del Estado, la caja del seguro social y otros dejan claro que los panameños están dispuestos a irse a las calles a protestar cuando no están de acuerdo con el rumbo que está tomando su país. Lo que no queda claro es si dentro de la coyuntura política actual, de alto descontento con las instituciones, sobretodo las políticas, alguien está dispuesto a plantear su visión de país.

Durante el escándalo de los Panamá Papers, la entonces Diputada Ana Matilde Gómez lanzó un reto en el pleno legislativo, diciéndoles a sus colegas que si estaban dispuestos, tuviéramos un debate nacional sobre nuestro modelo económico. Poco caso se le hizo, incluso, los Panamá Papers; un evento que afectó enormemente la imagen de nuestro país a nivel internacional y puso en evidencia falencias en nuestro modelo de desarrollo, no fue parte de la campaña electoral del 2019.

Esto es solo una muestra de una de las grandes falencias políticas en nuestro país: la falta de visiones de país en la palestra pública. Los sectores políticos han fallado a todos los ciudadanos en proponer cuál es su visión para el futuro del país. Las elecciones y los discursos se enfocan en problemas completamente coyunturales o en deficiencias institucionales históricas, sin entrar en el punto medular de qué está proponiendo el candidato o la corporación electoral.

Por esa falencia, los ciudadanos y candidatos llevamos 30 años en un ciclo vicioso donde los candidatos prometen resolver problemas inmediatos y los ciudadanos, por el abandono gubernamental injustificado vota precisamente por quién promete resolver esas falencias.
Pero como he dicho en anteriores columnas, la democracia no solo es electoral y los problemas del país claramente no los solucionarán quienes viven y sobreviven del sistema actual y sus huecos institucionales. Con eso en mente, le pongo un reto al lector: planteé su visión de país. Y no solo la piense, escríbala, póngala allá afuera usando los métodos que tenga a la mano. Súbalo a sus redes sociales, compártalo en sus grupos donde se discutan estos temas, envíelo por correo a los periódicos o a los medios que lo permitan. ¿Cómo se ve el Panamá que usted sueña? ¿Cómo quisiera que fuera su modelo económico, social y político?

Solo exponiendo nuestras ideas al escrutinio público podremos pasar más allá de los prejuicios y podremos por fin tener una conversación honesta sobre el Panamá que queremos todos, que confío en que a pesar de lo que se piense, se ve bastante parecido.

Sigue leyendo