Connect with us

Opinión

[Opinión] GRAN RETO PARA EL NUEVO GOBIERNO: PANAMÁ EN LA ENCRUCIJADA DEL CAMBIO

Publicado

en

Por: RODERICK R. GUTIÉRREZ PÉREZ

ESPECIALISTA EN GESTIÓN Y PLANIFICACIÓN AMBIENTAL

Instagram: @medioambienteyprogreso

Con la victoria del señor José Raúl Mulino, como Presidente Electo de Panamá,para el período 2024-2029, el país se enfrenta a un momento crucial en su historia. Las tres principales agencias calificadoras de riesgo, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, han delineado los desafíos que el nuevo gobierno debe abordar de manera urgente, tales como: la legalidad y apertura de la Mina Cobre Panamá, afrontar la deuda externa y afrontar el desafío de la seguridad hídrica para el Canal de Panamá, temas cruciales según las agencias calificadoras, y alafrontarlos adecuadamente le regresarían la credibilidad y confianza a los inversionistas que tienen los ojos puestos en nuestro país.

Abordar el tema de Cobre Panamá, es fundamental y de máxima relevancia para el desarrollo sostenible de nuestro país. Se ha sustentado con múltiples evidencias la inexistencia de contaminación o de incumplimiento de aspectos ambientales, sociales o económicas, a pesar de que ciertos sectores intenten decir lo contrario. El nuevo gobierno se enfrenta al desafío de articular una solución integral, priorizando la responsabilidad ambiental, la sostenibilidad y la equidad, con el propósito de generar beneficios tangibles para la población panameña.

Afrontar la deuda externa es otro gran reto para las nuevas autoridades de Panamá, la cual se encuentra en una situación desafiante, alcanzados niveles preocupantes en las últimas décadas. Esto se puede sumar a lo que establezcan las demandas de arbitraje ya interpuestas en contra de Panamá, por la mala administración y la falta de gobernanza y trasparencia. Es imperativo que el nuevo gobierno implemente medidas eficaces para gestionar esta deuda de manera responsable, reduciendo así la dependencia del país de préstamos externos y promoviendo un crecimiento económico sólido y sostenible.

Por otro lado, pero no menos importante, la seguridad hídrica del Canal de Panamá, proyecto insigne de Panamá, el cual es vital para la economía del país y el comercio internacional. El nuevo gobierno debe priorizar la protección y gestión adecuada de los recursos hídricos que alimentan el Canal de Panamá, asegurando así su funcionamiento continuo y eficiente. Esto implica tomar medidas concretas para prevenir la escasez de agua y garantizar la sostenibilidad ambiental a largo plazo. Los fenómenos cíclicos como el Fenómeno del Niño y elFenómeno de la Niña, seguirán regresando cada cierto periodo, y Panamá, debe planificar desde ya, lo que puede ser el mayor problema del agua. De no hacerloya no será por falta del vital líquido, sino por falta de planificación, porque agua hay, lo que no hay es un plan a largo plazo un proyecto país, que garantice su estabilidad en el tiempo. Somos privilegiados solo tenemos que empezar a planificar bien.

Además de los desafíos mencionados anteriormente, el nuevo gobierno también debe abordar otros problemas urgentes, como el déficit en la Caja del Seguro Social, el Tema de la Basura ya como un problema de grandes magnitudes ambientales y de seguridad pública, la percepción de corrupción que socava la confianza en las instituciones del país y el creciente problema del desempleo, agravado por el cierre abrupto de la mina. Estos desafíos requieren una acción decisiva y coordinada por parte de las autoridades para restaurar la confianza del pueblo panameño en sus líderes y en el sistema en su conjunto y esto solo se puede hacer con los mejores hombres y mujeres que estén dispuestos a trabajar por Panamá.

A pesar de los desafíos que enfrenta, Panamá, este país sigue teniendo un futuro prometedor por delante. Es crucial que el nuevo gobierno trabaje en colaboración con el pueblo panameño para superar estos desafíos y construir un país más próspero, equitativo y sostenible para todos. 

Es hora de dejar atrás los mitos y las divisiones, y avanzar juntos hacia un futuro mejor, Panamá ya no está para más improvisaciones.

Nombre del Artículo - Foco Panamá

¿Te gusta lo que lees?

Apoya el periodismo valiente y suscríbete a Foco Panamá.

Suscríbete aquí
Comentarios

Contenido Patrocinado

[Opinión] LA SEGURIDAD JURÍDICA COMO CARACTERÍSTICA DE LOS PAÍSES QUE PROMUEVEN LA INVERSIÓN EXTRANJERA

Publicado

en

Por

Doctor Juan Carlos Araúz Ramos 

Abogado.

La llegada de un nuevo gobierno trae retos importantes. A nuestro juicio, un tema importante es la evaluación objetiva del estado actual de la imagen del país como socio estratégico para desarrollar negocios. Mencionaré varios temas pendientes que se relacionan con el mismo hilo conductor. Inactividad del Estado para mejorar su situación de credibilidad.

En el mes de febrero de 2024 se presentó el Proyecto de Ley 1128 que creaba un Código de Procedimiento Contencioso Administrativo. Este proyecto buscaba actualizar el régimenjurídico aplicable a los conflictos Estado- particulares y modernizar la legislación que atienden entre otros temas los reproches al Estado como socio comercial de inversionistas. Este proyecto no se pudo discutir y seguimos con una Ley que data de 1946, nada conveniente para presentar reglas claras y modernas en la resolución de conflictos.

Este proyecto quedó pendiente de ser discutido y convertido en Ley de la República, temarelevante que debe ser abordado oportunamente por la Asamblea y nuevo Ejecutivo.

Otro tema de vital importancia es lo relacionado a las calificadoras de riesgo y la evaluación sobre Panamá. Es un tema crucial para mejorar el ambiente de negocios en la República de Panamá; cada punto debe ser atendido de manera objetiva.

La relación del Estado con la minera debe ser abordada. Es contradictorio que, luego de declarada la inconstitucionalidad del contrato minero en un fallo en pocos días, aún el Ejecutivo no termine de resolver los puntos más básicos, como por ejemplo la comercialización del concentrado de cobre que le pertenece a la empresa minera, de acuerdo con el Código de Recursos Minerales, aplicando el criterio que ya emitió elProcurador de la Administración.

Es importante que esos recursos permitan ir sosteniendo la fase de mantenimiento y cuido seguro en el que se encuentra la mina.

Este retraso también debe ser tomado en cuenta como otro indicio de la irresponsabilidad panameña al no querer abordar con prontitud estos temas accesorios a la relación contractual con un inversionista.

Este tema, de manera individual es nada conveniente para la atracción de inversiones.

El nuevo Gobierno también debe analizar los riesgos económicos y litigiosos del Estado de mantener una actitud indiferente a las invitaciones de arbitraje que se han ido presentado.El próximo gobierno debe mirar las causas primarias del conflicto, las obligaciones del Estado de protección de las inversiones, analizar la forma en que llegaron las inversiones y sobre todo tener la disposición de encontrar una solución que favorezca el Estado actual de las finanzas públicas y las necesidades de la población.

A mi criterio, estos puntos son de medular importancia y de suficiente peso como para permitir un giro importante en el mejoramiento de la credibilidad de la República de Panamá como socio estratégico. Por eso estos temas debiesen formar parte de un plan de acción inmediato para las nuevas autoridades que han sido elegidas.

Nombre del Artículo - Foco Panamá

¿Te gusta lo que lees?

Apoya el periodismo valiente y suscríbete a Foco Panamá.

Suscríbete aquí
Sigue leyendo

Opinión

Casa Blanca: Cortizo, el Presidente que no invité

Publicado

en

Por

A lo largo de los años, desde mi distinguida fachada hasta los pasillos que han sido testigos de historia, he presenciado momentos cruciales en la relación entre Estados Unidos y Panamá. Permítanme compartir algunos de estos inolvidables recuerdos.

Manuel Amador Guerrero, el primer presidente de Panamá, honró mis salones en 1906. Su camaradería con Theodore Roosevelt fue evidente, y aunque su físico frágil contrastaba con su estatura encorvada, su confianza como líder era palpable.

Unos años más tarde, el Dr. Belisario Porras dejó su marca en 1910 con la firma del tratado Anderson-Porras, que cimentó la diplomacia panameña-costa ricense. Aquí, fue cálidamente recibido por William Howard Taft. En 1932, los ecos de las charlas entre Harmodio Arias Madrid y Herbert Hoover todavía retumban en mis pasillos.

La presencia digna del presidente Roberto Chiari en 1962 coincidió con el carisma de John F. Kennedy. Las décadas que siguieron vieron desfilar a más líderes panameños, cada uno dejando una huella única. Ricardo de la Espriella tuvo un encuentro inolvidable con Ronald Reagan, así como Nicolás Ardito Barletta.

La década de 1990 fue testigo de mis acogedores salones albergando tanto a Guillermo Endara con George Bush como a Ernesto Pérez Balladares y Mireya Moscoso con Bill Clinton. Discutieron temas trascendentales, como la transferencia del Canal de Panamá y la presencia militar estadounidense.

Con la llegada del nuevo milenio, Martín Torrijos abordó temas vitales como el Tratado de Promoción Comercial en sus encuentros con George W. Bush. Sin embargo, la historia dio un giro cuando Ricardo Martinelli, que me visitó en 2011, fue señalado por corrupción en 2023, limitando su entrada y la de su familia a Estados Unidos.

Juan Carlos Varela también dejó su impronta en 2017, conversando con Donald Trump sobre lazos económicos y combate al narcotráfico. Sin embargo, su reputación fue ensombrecida cuando, en 2023, se le prohibió la entrada a EE. UU. por actos de corrupción.

A raíz de estos acontecimientos, he decidido no recibir al actual presidente, Laurentino Cortizo. Las acciones pasadas me han enseñado a actuar con cautela.

Más allá de mis muros y puertas, soy un símbolo de la relación entre Panamá y Estados Unidos. Soy un recordatorio constante de que, independientemente de los tiempos oscuros, la integridad y la verdad siempre prevalecerán.

Nombre del Artículo - Foco Panamá

¿Te gusta lo que lees?

Apoya el periodismo valiente y suscríbete a Foco Panamá.

Suscríbete aquí
Sigue leyendo

Opinión

La intolerancia ambiental en el tema minero: entre mitos y realidades

Publicado

en

Por

Por: MSc Roderick R. Gutiérrez Pérez
Experto en Gestión y Planificación Ambiental
@medioambienteyprogreso

En medio de la búsqueda constante de equilibrio entre el progreso económico y la preservación ambiental, el sector minero se ha convertido en terreno fértil para el debate y controversia. La oposición a proyectos mineros por parte de grupos ambientalistas a menudo se presenta como un acto de defensa del planeta, pero es esencial analizar si estas posturas están respaldadas por fundamentos legales y científicos sólidos o si se basan en narrativas repetidas sin un sustento real.

Todos los estudiosos de ciencias ambientales, incluso antes de que se les denominara así, como Charles Eisenstein en su obra «La curación de la civilización», destacan la importancia de comprender a fondo los problemas ambientales, económicos y sociales antes de expresar opiniones o tomar medidas. Eisenstein aboga por un enfoque más reflexivo y basado en el conocimiento para abordar los desafíos que enfrenta nuestro mundo en términos de sostenibilidad y medio ambiente. Sostiene que las decisiones deben respaldarse con datos científicos y análisis rigurosos, en lugar de depender únicamente de percepciones o suposiciones infundadas.

En el panorama panameño, el contrato de Minera Panamá S.A. con el Estado ha generado intensos debates. A pesar de que dicho contrato está en cumplimiento de la legislación panameña y respaldado por un Estudio de Impacto Ambiental aprobado, ha enfrentado la oposición de grupos ambientales. Esto pone de relieve un desafío más profundo: la aparente desconexión entre la ciencia y la toma de decisiones correctas.

A menudo, los argumentos en contra del proyecto minero se mezclan con críticas a la oligarquía, el capitalismo y el poder económico, sin una base sólida. Por lo tanto, es crucial recordar que el análisis científico debe ser la columna vertebral de tales decisiones, en lugar de ser eclipsado por discursos ideológicos.

El camino hacia el consenso en temas mineros requiere un diálogo franco y abierto, donde todas las partes involucradas puedan presentar evidencia sustentada y científicamente respaldada, cosa que hasta el momento los representantes de la oposición ambiental no han presentado. La aprobación del contrato de Minera Panamá S.A. con el Estado debe basarse en una evaluación integral de los hechos y no ceder ante presiones emocionales o narrativas simplistas.

La intolerancia ambiental en el tema minero es un fenómeno complejo que requiere un análisis riguroso y fundamentado. Si bien es legítimo preocuparse por el impacto ambiental de los proyectos industriales, es crucial evitar la propagación de mitos infundados y buscar soluciones basadas en la ciencia. La oposición a proyectos como Cobre Panamá debe ser evaluada en base a los datos y análisis disponibles, y no simplemente en función de percepciones sesgadas o intereses personales.

El tema ambiental debe ser llevado por especialistas preparados serios y con visión a largo plazo, no por romanticismo o ideologías infundadas en el anti-desarrollo.

Nombre del Artículo - Foco Panamá

¿Te gusta lo que lees?

Apoya el periodismo valiente y suscríbete a Foco Panamá.

Suscríbete aquí
Sigue leyendo

Lo más relevante

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x